El Hamburger

Justo después de la playa del Escambrón, a la izquierda, hay un chinchorro pintoresco; el techo de zinc, paredes de madera, manteles de plástico en las mesas y un sinnúmero de afiches de artistas de los ’90 pegados en las paredes. Si te quieres tomar una cerveza bien fría y un hamburger sin mucho adorno encima, este lugar no falla. Siéntate en la barra, saluda a Tito como si lo conocieras de toda la vida y pides. “Dame un suizo, un cheddar, unas onion rings, unas papitas y una cerveza.” No pasan 5 minutos y todo ya está en la mesa.

¡Un clásico del rock!

La verdad es que las papas son de bolsa, el hamburger siempre sale bien cocido, lo cual no es bueno, y con ingredientes de calidad genérica. Pero no importa cuántas veces vayas, siempre sale igual. A la parrilla, el queso derretido, bacon crujiente, papitas tostaditas y las cervezas bieeen frías son parte de las cualidades que hacen del Hamburger un icono histórico de los baja munchies de Puerta de Tierra.

 

img_1914

 

Allí se junta todo tipo de persona. Entre ejecutivos, personajes de farándula, familias, jóvenes y adultos, todos en busca de lo mismo que comieron la última vez que fueron. No vayas esperando el mejor burger del mundo, la idea es sentirse como en casa. Mata el hambre y vete.

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *